Teléfonos: ( 54 11 ) 4761 3873 / 3867 | Esteban Echeverría 2168 Munro, Buenos Aires

La mecanización de los trabajos de demolición ha significado un gran avance en esta actividad, pues se ha producido un aumento de la producción y una importante reducción en los costes, así como un gran incremento en la seguridad. La mecanización en la demolición se inicia con el siguiente paso dado en las demoliciones manuales, en las que las herramienta es de accionamiento mecánico, pero mantenida por el hombre, como un martillo rompedor, cuando se consigue que ese soporte y transporte de la herramienta sea también mecanizado. En ese momento, el operario pasa a ser un mero conductor de un vehículo que transporta la herramienta al lugar de empleo, convirtiéndose en un operador de unos mandos con los que colocara la herramienta de demolición en el punto adecuado mediante unos elementos mecánicos y accionara, con otro mando, la herramienta de demolición. Con este concepto en mente, es fácil entender la existencia de diferentes tipos de vehículos portantes de la herramienta e, igualmente, diversas herramientas de demolición y brazos que la colocan y mantienen en posición. De acuerdo con ello, se pueden crear numerosas clasificaciones, siendo una de las más sencillas la que se basa en el tamaño de los equipos, pudiéndose así diferenciarse los equipos ligeros, medios y pesados.

DSC03028